Santa - Federico Gamboa

jueves, 17 de noviembre de 2016



Título: Santa
Título Original: Santa
Autor: Federico Gamboa
Editorial: Grijalbo
Páginas: 327

Sinopsis


Federico Gamboa representa un caso por demás singular en la historia de la literatura mexicana. El éxito sin precedente de su novela Santa lo ha consignado como un fenómeno aún por desentrañar. ¿Qué encanto o morbo descubrió el público lector del México de los primeros 30 años del siglo en esta novela que oscila entre el tremendismo y la moralidad punitiva?.
En anta asistimos al espectáculo de la descripción de la sociedad mexicana de la época (fines del siglo XIX) en un primer plano y manejada como eje motor; la atmósfera "atrevida" deliberada o no, le impuso una fama de "fuerte" o de "subida de color".
Estamos en presencia de una novela convertida en verdadero mito.

Reseña

Este libro estaba prácticamente escondido en el fondo de mi librero, y la verdad no tenía muchas intensiones de leerlo, pero de un momento a otro empece a oír mucho de él. Es el libro favorito de un amigo, estaba en listas de lectura de personas con gustos parecidos a los míos, y además estaba próxima la Lectura Conjunta #YoLeoMexicanos (Click para ver el HO) así que las señales me decían que tenía que leer este libro.... les  puedo decir que no lo vuelvo a dejar arrinconado en el librero de nuevo. 
"Conque la quiera a usted un hombre, uno nada más, pero hondo, hasta los huesos, hasta después de la muerte, un hombre que no le eche a usted en cara lo que es usted, y por usted viva; un hombre que la adore y que la abrace y la defienda y la sostenga; que se enorgullezca de que usted le paga con un poquito de cariño, un poquito, una miseria, su idolatría tan grande; que la ponga por encima de las estrellas, y se la incruste en el alma, le vele el sueño, le adivine el pensamiento, y así le diesen más años que a Matusalén, pocos se le hicieran para seguir queriéndola, ¡ay, Santita!, entonces sí que conocería usted la gloria en vida y no volvería a saber para qué sirven las lágrimas ni lo que son las penas, las tristezas, las vergüenzas y los arrepentimientos…"

La novela nos cuenta la historia de Santa, una niña del México de principios del siglo XX, vive en un pueblo pequeño y tiene una educación completamente conservadora. Todo cambia cuando se enamora de un militar, Santa es muy ingenua y se cree todas las promesas que este general le hace, por lo que termina entregándose a él, cuando queda embarazada, el militar la rechaza y Santa tiene que vivir con su secreto y una forma de contarle todo a su familia. 

Todo cambia cuando Santa aborta y es expulsada de su casa. Es así como, en busca de un refugio, termina en una casa para citas, mejor conocidas como prostíbulos. Siendo "la nueva", joven, hermosa y con un nombre tan peculiar para su trabajo, Santa asciende rápidamente a ser la favorita de hombres poderosos y con mucho dinero, ganándose así la enemistad de todas las mujeres que la rodean.

-¡Ámame!- imploraban entre billetes de banco y rabiosas caricias
¡Amarlos!... ¿Y cómo había de amarlos, si el primer tunante con quien tropezó dejóla sin el menor deseo de que la aventura se repitiese? ¿Acaso los hombres merecen ser amados?

Sólo tiene un amigo, Hipolito, el pianista del burdel, ciego y extremadamente feo y quien está perdidamente enamorado de ella. Hipolito será su único sostén y su única esperanza cuando Santa caiga más bajo de lo que nunca lo hizo.  

Pero no sólo se dejen llevar por el morbo de ser una novela sobre prostitución, Federico Gamboa hace una crítica a la moral de las sociedades, basándose en la sociedad mexicana pre-revolucionaria. 

¿De verdad tanto me quieres, Hipo?- preguntó Santa, dudosa de que no obstante su primitivo desvío hacia Hipolito y de que ahora, que despreciada físicamente, enferma y sin encantos, la repudiaban todos, hubiese alguien que en quererla persistiese con esa idolatría infinita de mar sin orillas-.¿No será- continuó quedo - que, por no poder verme, te has figurado que soy distinta de como soy?... 

El tipo de narración del que hace uso el autor me recordó muchisimo al estilo de Charles Dickens, la forma de cubrir con palabras todo un objeto, una habitación, combinado con la descripción simultanea de los personajes y sus sentimientos y hacer que el autor entre de lleno en la novela, que pueda incluso imaginarse a la misma Santa a un lado contantole su historia, es simplemente magnífico. 

Y si además incluimos choque de ideas, donde la fina linea que divide lo bueno o lo malo de lo moralmente aceptable desaparece, tenemos una novela exquisita con muchos matises, y sobre todo mucho dolor.


2 comentarios:

  1. Vaya, parece una novela muy interesante y lo cierto es que no la conocía para nada, pero sin duda me apunto la recomendación, a ver que tal.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Yo porque no había leído esta reseña?

    Quiero este libro, ¡sorteo interno!

    ResponderEliminar